Elecciones con viento de cola – Por Pablo Wende

0

No podía ser mejor el escenario económico para el Gobierno, de cara a las elecciones legislativas. El segundo semestre llegó bastante más tarde, pero finalmente la actividad repuntó y a un ritmo mayor que el que muchos esperaban para esta época del año. De hecho, el 2,7% de crecimiento del segundo trimestre ya quedó atrás y ya en el tercer trimestre que acaba de concluír la cifra superó el 5% en términos interanuales.

Un dato significativo es que esta recuperación está muy extendida entre los distintos sectores. La construcción vuela por la obra pública, pero el agro mantiene su tasa positiva, al igual que el sector financiero. Y la industria que venía de capa caída en 2016 se está recuperando a un ritmo de 5% interanual. De esta forma, la economía ya prácticamente recuperó todo lo perdido el año pasado.

La expansión económica está generando de a poco puestos de trabajo y la baja gradual de la inflación disminuye los niveles de pobreza, aunque a un ritmo menor al deseado. Sin embargo, es suficiente para darle un importante impulso al Gobierno a pocas semanas de las elecciones legislativas. El resultado de las primarias ya había sido mejor al esperado para el oficialismo.

Resta ahora conocer sobre todo el resultado de la gran disputa en la provincia de Buenos Aires. Los sondeos previos son coincidentes: la ex presidenta Cristina Kirchner estaría entre 2 y 4 puntos abajo del candidato de Cambiemos, Esteban Bullrich. Se trata del último dato que aguardan los inversores para terminar de convencerse que el nuevo rumbo adoptado por el Gobierno no será modificado por el regreso de un régimen populista.

Este empuje local también va acompañado de un componente internacional. Las tasas en el mundo continúan en niveles extremadamente bajos, incluso menores a los que la mayoría de los analistas hubiera vaticinado para esta época del año. Con la tasa de diez años de los bonos del Tesoro americano apenas por encima del 2%, resulta sencillo para el ministro de Finanzas, Luis “Toto” Caputo, salir a financiarse con rendimientos cada vez más bajos. Se trata de un dato clave teniendo en cuenta el elevado déficit fiscal y la necesidad de salir a buscar financiamiento. El año que viene serán unos USD 30.000 millones los que habrá que buscar en el mercado local e internacional.

El corto plazo hoy domina las decisiones de inversión, pensando en las inminentes legislativas. Pero luego empieza otra etapa para el Gobierno y para la Argentina. Consiste en avanzar con reformas imprescindibles para atraer inversiones y no ahogar a las empresas que quieren seguir creciendo. Las reformas laborales y tributarias, junto a una reducción de la presión tributaria son temas de agenda imprescindibles para los años que se vienen. La reducción del déficit fiscal y la inflación a niveles de un dígito resultan también imprescindibles. Si no se logra avanzar adecuadamente, la “luna de miel” con los mercados y la reactivación económica tendrán vuelo bajo y el regreso de una nueva crisis será sólo cuestión de tiempo.

Share.

Comments are closed.