Marcelo Mindlin, presidente de Pampa Energía: “Las inversiones las tenemos que hacer los empresarios argentinos”

0

El empresario estuvo en Nueva York, liderando el equipo de Edenor –una de las compañías controladas- en el toque de campana por los diez años de presencia en el NYSE. Road Show lo entrevistó en forma exclusiva y habló de todo: su visión de la economía, qué pasará con las tarifas y el rol de los hombres de negocios. Por Pablo Wende

A las 9.30 en punto del 12 de septiembre, las principales autoridades de Edenor tocaron la campana del New York Stock Exchange para dar inicio a la rueda. Habían hecho lo propio 10 años antes, cuando la compañía comenzó a cotizar. Pero después de este evento público, que incluso se transmitió en vivo por streaming, la compañía recibió a un grupo de 50 fondos de inversión en el sexto piso del NYSE. Marcelo Mindlin, el presidente de Pampa Energía, actuó como anfitrión del evento y aprovechó para transmitir su optimismo sobre el futuro del país.

“Nuestro objetivo es convertirnos en los referentes del mercado energético de la Argentina y transformarnos en una compañía de clase mundial”, les explicó en el arranque de la charla. Minutos después, el ejecutivo mantuvo una larga charla con Road Show a agenda abierta. Pero el mensaje de Mindlin, un ejecutivo que hace más de veinte años viene apostando a pesar de los vaivenes políticos y económicos, es contundente: la responsabilidad de aprovechar esta “luna de miel” que viven el país y los mercados debe ser aprovechada por los propios empresarios argentinos. “Un tipo que está en Singapur o en Londres no va a ponerse una fábrica en la Argentina, pero sí estaría dispuesto a hacerlo de la mano de inversores locales”, grafica.

Road Show: ¿Cómo se viene llevando adelante el proceso de fusión entre Pampa Energía y Petrobras?

Marcelo Mindlin: Las empresas ya están en pleno proceso y pronto culminará. A principio de año hubo dos asambleas, una en Petrobras y otra de Pampa. Los accionistas aprobaron de manera muy mayoritaria la fusión. Lo único que falta es concluir con los controles de la CNV para la inscripción en la Inspección General de Justicia, pero todos los procesos probatorios ya están terminados. La CNV está revisando los papeles, los dominios, los títulos de propiedad, un proceso bastante tedioso, pero el fondo de la cuestión ya está aprobado.

-¿Qué sucederá desde el punto de vista del inversor luego de finalizado el proceso?

-Después de la Oferta Pública de Adquisición y un canje de acciones voluntario que hicimos el año pasado quedó flotando nada más que el 9% de las acciones de Petrobras Argentina. Ya está aprobado por asamblea que se van a convertir en acciones de la nueva Pampa. El ratio de canje de la acción ya está fijado y aprobado. Por otra parte debemos emitir una cantidad de acciones de Pampa para entregarles a los actuales accionistas de Petrobras Argentina.

-Recientemente anunciaron que realizarán una nueva colocación de deuda. ¿En qué proceso están en este momento?

MM: Estamos esperando un buen momento del mercado para ver si colocamos un bono en pesos, un bono en dólares o un bono convertible. Todas las opciones están abiertas. Será por el equivalente a entre 300 y 500 millones de dólares. Y veremos qué es lo que demanda el mercado y lo que más nos conviene. En el caso de un bono en pesos en el mercado internacional, como ya emitieron Macro e YPF, por ejemplo, los plazos son más cortos. Hay que pensar en cinco años máximo. El de dólares puede tener un tamaño mucho mayor y también un plazo más extendido.

-¿Cuál sería el destino para ese nuevo financiamiento?

-Comprar activos, si aparecen, o financiar la expansión de la generación de más electricidad y desarrollar Vaca Muerta.

– En Vaca Muerta tienen alrededor del 6% de los permisos de explotación. ¿Cuál es la situación de este yacimiento?

-Hay algunas empresas que empezaron más rápido que otras. Algunas, como YPF,  empezaron hace mucho. Nosotros adquirimos éstas áreas hace menos de un año, cuando incorporamos Petrobras. Entre planificar, extender la concesión con el gobierno provincial, planificar hacer los pozos, determinar con quién es todo un proceso que lleva su tiempo.

-¿Y cuál es el verdadero potencial?

-Tiene muchísimo potencial, claramente el gas está ahí. Hay que producirlo y explotarlo. Hace bien el gobierno nacional al mantener los planes de incentivo que tenía el gobierno anterior. Hay que invertir en infraestructura. Sin embargo, si bien el gas está ahí, va a ser un poco más lento este desarrollo de lo que las visiones más optimistas están marcando.

¿Está faltando más inversión?

Cuando tenés un área y querés hacer un plan de desarrollo, como en Vaca Muerta, es necesario tener una visión. Primero hay que extender la concesión y después realizar el plan de inversión. Esto es más fácil decirlo que hacerlo, lleva tiempo. Es como que me digas quiero hacer autos, vamos a hacer una fábrica de autos, lleva tiempo. Buscar el lugar, armar la fábrica, etc. Vaca Muerta, como dije, tiene un gran potencial pero soy un poco más cauto sobre la magnitud. Diría que nos alcanzaría para volver a ser autosuficientes en gas.

-Cuánto tiempo llevaría volver a ser autosuficiente en gas? ¿Debería ser un objetivo del Gobierno?

-Es un proceso que va a llevar por lo menos cinco años. Por un lado crece la demanda, porque lo que precisás producir más. Del otro lado, se expande mucho la oferta de gas no convencional por el lado de Vaca Muerta, pero los campos convencionales ya están maduros y producirán cada vez menos. En la suma de los dos hay crecimiento, pero es más lento de lo que precisa el país. Es importante tener un esquema para volver a ser autosuficientes. La Argentina no puede darse el lujo de seguir importando gas y gastar dólares. Ahora, tengo mis dudas sobre la conveniencia de que Argentina vuelva a exportar gas.

La situación del país

-¿Cómo ve el actual momento de la Argentina?

-Con muchísima confianza. La verdad que en mi vida empresarial, viniendo a Nueva York en varias oportunidades, nunca vi tanto optimismo con Argentina como ahora. Esperemos que los argentinos lo usemos bien, que el fondeo que estamos recibiendo tenga un buen destino. No hablo sólo del gobierno y su situación fiscal y de deuda, sino también de los empresarios, tenemos aprovechar esa bonanza, salir a buscar el capital que necesitamos para desarrollar aquellos proyectos de inversión que tenemos en cartera y que siempre queríamos hacer. Hay un optimismo enorme, ahora está en las manos de los argentinos sacarle el máximo provecho posible.

-Usted es uno de los empresarios que salió más agresivamente a buscar capital y deuda para aprovechar el momento de Argentina ¿ves que hay otros que se van sumando?

-Hay varias empresas con planes para empezar a cotizar en Nueva York. Hay varios que quieren aprovechar este momento. Los empresarios que vamos a buscar capital para hacer las inversiones tendríamos que ser muchísimos más. No existe que el extranjero venga e invierta si no lo hacen primero los locales. Un tipo que está en Singapur o en Londres no va a ir a instalar una fábrica en la Argentina, sí te va a dar el dinero para que la hagas, es decir pondrá plata de la mano de un empresario argentino. Me gustaría ver mucho más dinamismo, y que seamos muchos más quienes salgamos al mundo a buscar el capital que necesitamos para crecer.

-O sea el proceso inversor debe ser liderado por los argentinos…

-Sin ninguna duda. Puede haber mucho optimismo, pero los extranjeros no van a ir a poner una planta de generación, ni van a abrir un pozo. Hay muchos inversores en Nueva York, en Londres, Los Angeles, Singapur que están dispuestos a dar el capital para que lo haga un empresario local.

-¿Se exagera con la lluvia de inversiones?

-En alguna etapa, con el país más maduro, vienen las grandes empresas multinacionales y esas inversiones directas son muy importantes, pero los locales tenemos que dar el primer paso. Hoy se puede acceder a financiamiento que no se conseguía hace mucho tiempo, a plazos y tasas inimaginables, a 10 años y 6% anual de tasa. Esta primera etapa es de empresarios que soñaron con hacer proyectos y que no pudieron por el escaso financiamiento. Una planta productiva, un desarrollo inmobiliario, la expansión de la fábrica. Hagámoslo.

-¿Está pendiente del resultado de la elección de octubre?

-Es un dato importante, claramente ratifica que la sociedad argentina está dando tiempo al gobierno después de un año y medio duro, no hay que negarlo, las correcciones de algunas distorsiones económicas generó una situación mala el año pasado, tampoco es la crisis del 2001, y este año se está recuperando. La sociedad está diciendo que le da más tiempo al Gobierno para que termine de implementar su programa. La expectativa es que continúen las reformas y la economía pueda consolidar el crecimiento. El año pasado fue malo, ahora está rebotando y hay que darle más tiempo para que el crédito siga aumentando y las inversiones maduren.

Inversiones versus tarifas

A la hora de hablar de los ajustes tarifarios de luz y de gas, Marcelo Mindlin se pone más a la defensiva. Y asegura que los aumentos tienen una contrapartida que es la mayor inversión que se está llevando adelante y que redundará en una mayor generación energética y por ende una mejora de la calidad de servicio. De hecho, Edenor anunció un plan de inversiones de 1.800 millones de dólares que se desplegará en los próximos cinco años.

“Decir que la normalización del sector energético pasa por un ajuste de tarifas es hacer una caricatura, minimizar el proceso. Todas las empresas que tuvieron ajustes tarifarios están llevando adelante programas de inversión con exigencias muy grandes, por ejemplo en generación eléctrica, construcción de gasoductos o líneas de alta tensión”. Festeja, por otra parte, que los marcos regulatorios están funcionando por primera vez en quince años, luego de un largo período de congelamiento de tarifas pero también de cero inversión en el sector.

Y vuelve con los precios de la energía, uno de los temas más calientes hoy para el público. “No se podía seguir pagando la energía un 10% de lo que costaba o de lo que se paga en otros países de la región. La actualización de precios no es un proceso placentero, pero viene con mucha inversión. Vamos a trabajar muchísimo para que la calidad del servicio mejore”.

Mindlin prefiere no arriesgar una cifra sobre las inversiones que realizará en los próximos años, pero asegura que todas las empresas que están bajo el paraguas de Pampa Holding, como Edenor, Transener, TGS y Petrobras realizarán apuestas millonarias en los próximos años. “La plata sale de los que hoy ponen inversores institucionales, fondos, que se especializan en mercados emergentes. Ellos compran acciones de las compañías y también compran deuda”.

“Es nuestra forma de financiarnos –agrega el ejecutivo-.  Nosotros empezamos el proyecto,  hacemos una emisión de capital o emitimos un bono, y el inversor puede comprarlo. La gente confía en nuestra capacidad de management y en que vamos a hacer lo que decimos. Por ese motivo nos compra el bono y con eso hacemos las obras. Para eso es clave mantener nuestra credibilidad y un alto rating crediticio, que nos permite financiarnos más barato”.

5 definiciones de CEO

“Argentina tiene que apuntar a recuperar el autoabastecimiento de gas, estimo que se puede conseguir en unos cinco años. En cambio, no debería ser un objetivo transformarnos en exportadores”

“No sólo el Gobierno, también las empresas podemos ahora acceder a financiamiento a tasas muy atractivas en el mercado internacional. Es responsabilidad nuestra invertir y llevar adelante proyectos para aprovechar esos fondos”

“Decir que la normalización del sector energético pasa por una suba de tarifas es una caricatura del proceso que estamos atravesando. Las empresas estamos comprometidas a realizar millonarias inversiones en los próximos años”.

“La lluvia de inversiones no va a llegar del extranjero. En realidad, un tipo que está en Singapur o en Londres y quiere poner plata en la Argentina lo hará a través nuestro, es decir de los empresarios locales”.

“Queremos posicionar a Pampa Holding como una empresa energética líder en la Argentina y de primer nivel internacional.  Si, como esperamos, la Argentina es recategorizada como mercado emergente el año próximo, la compañía tendría un lugar relevante para la porción argentina en el índice”.

Un crecimiento explosivo

Quienes apostaron este año por Pampa Holding tuvieron su premio este año. La acción, que ya venía de fuertes subas en los dos años previos, rompió todos los pronósticos y creció 70% en lo que va de 2017. Arrancó en USD 36 y superó los USD 61. De esta forma, la capitalización de la compañía llegó a los USD 4.300 millones. Cuando arrancó hace diez años, no valía ni USD 1.000 millones. En 11 años se transformó en una de las principales compañías energéticas del país, controlando compañías como Transener, Transba, Edenor, TGS, mientras que en 2016 compró Petrobras Argentina, la ex Pérez Companc.

Share.

Comments are closed.