Perfume de mujer

0

Ejecutivas, funcionarias, economistas y analistas. Muy lentamente las mujeres se van abriendo lugar en un ámbito dominado por los hombres. Rocío Balestra, Isela Costantini, Marina Dal Poggetto, Andrea Grobocopatel y Paula Premrou fueron convocadas por Road Show para conversar sobre la perspectiva de género en la industria financiera. Coincidieron en que, más allá de las conquistas logradas, aún hay que vencer prejuicios para que más profesionales ocupen espacios de liderazgo. Por Ximena Abeledo y Pablo Wende

Viernes al mediodía, almuerzo distendido con vista al río desde el Yacht Club de Puerto Madero. En ese marco Road Show convocó a cinco mujeres que ocupan lugares de liderazgo para hablar de sus exitosas carreras con el fin de alentar a otras colegas a insertarse en la industria financiera, un lugar históricamente masculino.

Rocío Balestra, Isela Costantini, Marina Dal Poggetto, Andrea Grobocopatel y Paula Premrou compartieron con Road Show sus experiencias y dejaron importantes consejos a las jóvenes profesionales que vacilan entre dedicar su vida a la carrera o a la familia. Las dos cosas se pueden combinar, coincidieron las cinco invitadas, y hablaron sobre la importancia de incorporar a las mujeres al ámbito laboral para combatir la pobreza y la desigualdad.

Andrea Grobocopatel, presidenta de la Fundación Flor, recuerda una frase del ex secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, que se refiere a este punto: “Los países con mayores niveles de equidad de género tienen un mayor crecimiento económico. Las empresas con más mujeres en sus consejos tienen mejor rendimiento”. Andrea dejó hace poco el conglomerado familiar Los Grobo para dedicarse a un emprendimiento ganadero y agrícola junto a sus hijos.

Paula Premrou, CEO de Portfolio Personal, afirma: “El público inversor está integrado en un 80% por hombres. Mis socios son hombres, y la mayoría de nuestros clientes también lo son. En ambientes como el mío, que es muy competitivo, las mujeres aportamos calidez en algunos momentos para bajar a tierra la presión, calmar al inversor y a los colegas”. Paula ingresó en Portfolio Personal a través de una búsqueda laboral destinada solo a hombres. A pesar de eso, mandó sus referencias y finalmente fue seleccionada.

Un estudio realizado por McKinsey and Company determinó que las empresas que cuentan con una o más mujeres en sus comités ejecutivos presentan una rentabilidad del capital (return on equity, ROE) 44% superior a la de aquellas que no incluyen mujeres en esas posiciones.

Isela Costantini consolidó su experiencia de alta dirección en dos sectores tradicionalmente masculinos: el automotor y el aeronáutico. Confiesa que en ambos aprendió mucho, y que la mujer ingresó al mundo de los autos cuando comenzó a comprarlos: “En General Motors (GM) nos pasaba que, cuando las mujeres llegaban a un lugar de liderazgo donde no había otra mujer, pensaban que debían comportarse como un hombre. El desafío es tratar de mostrar la esencia, las características positivas de la mujer. Hay que saber cuáles son tus fortalezas y debilidades en el contexto de una organización”. Tras su paso por la presidencia de Aerolíneas, donde fue convocada por el Gobierno de Cambiemos, Isela acaba de incorporarse al holding financiero GST, dueño del banco BST, una compañía de seguros de retiro y generales, créditos para consumo y leasing.

Rocío Balestra se incorporó a la Comisión Nacional de Valores (CNV) en 2015, convirtiéndose en la segunda mujer en ocupar este lugar en más de 50 años. “Para alertar sobre esto, el año pasado hicimos una campaña de concientización por la igualdad de género en el sistema financiero. Si analizás las microfinanzas en el mundo, los sujetos de crédito son las mujeres porque son más responsables en cuanto a cumplimiento. Está probado por las Naciones Unidas que si las mujeres manejan los fondos se asegura mejor educación y nutrición, por ende hay mayor desarrollo del mundo en general”, explica Rocío, que es abogada y anteriormente trabajaba en el sector privado asesorando a entidades financieras a nivel local y en el exterior.

De acuerdo a un trabajo publicado por el Banco Interamericano de Desarrollo, entre 2000 y 2010 el crecimiento en los ingresos de las mujeres de América Latina y el Caribe contribuyó a reducir en un 30% la pobreza extrema.

Si bien hay muchas mujeres que estudian economía, no todas se dedican a la macroeconomía. “Generalmente las mujeres se dedican a micro y a temas sectoriales, porque la coyuntura es un sector que genera mucha adrenalina. Mi lugar como consultora se fue dando, pero es complejo trabajar como economista. Entré al BCRA con mi segunda hija muy chiquita y en el primer tiempo eran muchas horas de trabajo, llenas de reuniones”, cuenta Marina Dal Poggetto, directora ejecutiva de Estudio Bien & Asociados, que además ha sido docente y pasó por puestos en el INDEC y el Ministerio de Economía.

En la búsqueda del éxito profesional

Ya no hace falta hablar de romper el techo de cristal, porque la experiencia de estas cinco mujeres y de tantas otras en el mundo demuestra que se puede llegar a lo más alto y lograr un equilibrio con la familia. Pero ¿qué recomiendan las mujeres de la City?

“Hay que trabajarlo desde las propias mujeres porque estamos educadas en una estructura matriarcal y machista, porque las que quieren llegan. Hay que entender que se puede compatibilizar la vida laboral y personal, pero también hay que ayudar en el entorno para que las chicas que quieren tener hijos no abandonen una carrera. Lo interesante es que muchas mujeres estamos tratando de ayudar a otras. Tenemos que entrenarlas para saber qué hay que preguntar, para qué somos buenas y cómo podemos desarrollar todos los skills sin imitar a nadie”, reflexiona Andrea.

Tanto Paula como Isela coincidieron en que los primeros años de los hijos son los más difíciles a la hora de compatibilizar la carrera. “Siempre las aliento cuando veo que quieren llegar lejos y les gusta lo que hacen. Las animo a persistir, a mantenerse; quizás en esos años cuando los hijos son pequeños no se crece, pero hay que estar activas aunque se trabaje menos o la carrera no avance tanto, sin dejar de estar en el sistema de trabajo. Es importante que si hay talento persistan, y después recuperen ese tiempo para acelerar la carrera”, aconseja Paula.

En su paso por GM, Isela siguió de cerca a las mujeres que dejaban su trabajo. “Pasaba sobre todo entre los 25 y los 35 años, que es cuando se da la primera promoción dentro de GM y cuando nace el primer hijo. Prendí las alertas porque una me contó que tenía un bebé recién nacido y la suegra la cuestionaba por el tipo de madre que quería ser. Otra me dijo que la madre le decía que no se justificaba ir a trabajar y cambiar la plata para pagarle a alguien que cuidara a su hijo. No siempre el problema son las empresas, sino la sociedad, es cultural. Armamos entonces unas charlas que se llaman “Yo elijo ser” con mujeres profesionales que visitaban los últimos años del secundario”, comparte Isela.

Según relata Rocío, menos del 50% de las empresas cotizantes tienen mujeres en su directorio. “Sabemos que existen mujeres capaces, el tema es saber si es una cuestión de mercado o de las propias mujeres. Porque en el ámbito educativo hay tantas mujeres como hombres. En la CNV estamos proyectando armar un lactario para ayudar al desempeño de las mujeres”.

¿Cuáles son sus consejos?

Andrea Grobocopatel es oriunda de Carlos Casares, en el interior de la provincia de Buenos Aires, y desde Flor impulsa a las mujeres para que puedan formar más emprendimientos. “Me interesa además invertir en empresas de mujeres o que tengan mujeres en lugares de decisión. Podés separarte, podés enviudar, pero no podés perder autonomía económica. Entonces aconsejo focalizarse en el autoconocimiento y adaptabilidad. La mayoría de las mujeres están esperando que las reconozcan y les cuesta pedir”, apunta.

Mientras los hombres saben bien lo que quieren y cuánto quieren ganar, la mujer se preocupa más por ser reconocida y que le den una oportunidad, dice Isela, “por eso les cuesta más hablar del tema económico. Es una actitud diferente. Para mí la autoestima es clave en la mujer. Salir a trabajar, vestirse, peinarse, es un paso importante. Así la mujer se convierte en una persona más interesante para ella, su familia y sus hijos. Ya sea para ir a trabajar, a realizar un trámite o ir a limpiar a otra casa para ayudar”, sostiene la flamante responsable del Grupo BST, quien afirma que está conociendo las caras nuevas del sector, “que está en plena transformación y va hacia el mundo digital”.

Para Rocío, es importante desarrollar más educación financiera para incluir a más mujeres en la economía formal. “También es importante que los directorios de las empresas tengan diversidad para enriquecer la toma de decisiones. Este año hemos encargado una gira federal para visitar el país promocionando el mercado de capitales, para que sirva para las pymes y se desarrollen las economías regionales. Así generamos empleo e inclusión”, dice la directora de la CNV, que se plantea como principal desafío normalizar el mercado de capitales y ofrecer más opciones de inversión para que nuestro país pueda innovar y estar a la altura del resto del mundo.

En un año con pleno dinamismo y crecimiento en inversiones bursátiles, Paula recomienda a las mujeres que armen sus propias redes de apoyo “y busquemos dentro de las organizaciones otras colegas del equipo que nos suplanten al momento de irnos de licencia. Es clave planificar”.

El pulso femenino sobre la economía

Entre finger foods fríos y calientes servidos por el chef ejecutivo del Yacht Club Puerto Madero, Diego Gera, también hubo espacio para hablar sobre la realidad económica del país.

La economista Marina Dal Poggeto resumió los puntos positivos de la coyuntura y también los que le preocupan. “La construcción relacionada a la obra pública arrancó con todo; de hecho, se ve al salir a la calle. Eso impulsa la macroeconomía. Eso se verá reflejado en los indicadores del segundo y tercer semestre. La obra privada en menos medida, aunque hay algún derrame por el blanqueo y el crédito hipotecario. Pero el consumo es el gran relegado. El cambio en los precios relativos del año pasado generó una caída real con caída en la capacidad de compra que se vio reflejada en la caída del consumo. Pero este año hay un aumento de los salarios que en todos los sectores está por encima de la inflación; hay un aumento de la capacidad de compra independientemente de las tarifas. Hay que ver qué pasa cuando lleguen las facturas en los meses fríos del año”, dice la referente del Estudio Bien & Asociados, aunque aclara que para medir bien el nivel del consumo habría que sumar las ventas electrónicas, las ferias informales o el movimiento de los mayoristas.

En cuanto a las alarmas de la macro, Marina menciona el aumento del déficit fiscal: “Fue de más de un punto del PBI el año pasado, pero quedó tapado por el blanqueo. Después de las elecciones tendremos que ver cómo harán el ajuste fiscal planificado de al menos 2 puntos del producto, consistente con la metas, que puedas seguir corrigiendo tarifas de servicios públicos y que la economía pueda acelerar su crecimiento después. Por otro lado, si bien se abarató el financiamiento externo, se encareció enormemente el local. Abrir la economía para bajar el precio de los bienes –que se hizo en dos oportunidades, durante el Proceso y en la convertibilidad–, no tenés viabilidad política para hacerlo y con las distorsiones acumuladas quebrarían varios sectores”.

Rocío Balestra asegura que en los últimos cinco meses del año la variación del volumen de operaciones en el mercado bursátil con respecto al año pasado es de un 86%. “En el último mes, de los 28.000 millones de pesos de movimiento, el 78% es en ON, le sigue fideicomisos con 15%, luego cheques de pago diferido y pagarés avalados, y en última instancia equity. Ahí hay una posibilidad de crecimiento enorme”.

Para impulsar aún más el sector, la directora de la CNV mencionó un proyecto de ley en noviembre del año pasado en la Cámara de Diputados para dinamizar productos que no se han desarrollado en los últimos años, como los fondos comunes de inversión. “Uno de los ejes de nuestro trabajo es apuntar a las pymes. Porque siete de cada 10 empleos en el país surgen a través de ellas, y sin dudas son el motor de la economía. En Rosario se acaba de lanzar la ON simple, un instrumento novedoso que pone el eje en las pymes que utilizaban el cheque de pago diferido para financiarse a largo plazo”, detalla. Además, de a poco se incorporan opciones tecnológicas, como el crowdfunding, que –según Rocío– a las generaciones más antiguas les costó más aceptar.

En la misma línea, Paula Premrou es testigo de un ritmo de crecimiento vertiginoso desde el 2013, “cuando los inversores apostaron por un cambio de gobierno cualquiera fuera su signo. Eso se tradujo en mayor demanda de activos financieros, como bonos, para cubrirse del dólar. El año pasado también experimentamos un gran interés por las LEBAC, por la desintermediación, por buscar alternativas que tuvieran un rendimiento mayor que lo que ofrece un banco. Se observa esto también en cómo ha aumentado el volumen de la bolsa con más de un 50% más que el año pasado. La aparición también de productos con bonos provinciales en pesos o dólares, tasa fija o variable; es decir, hay un menú de alternativas para ofrecer que antes no teníamos. Y la estabilidad del dólar ayuda para que haya inversión en pesos”, resume la CEO de Portfolio Personal. En tanto, señala que hay una preocupación incipiente sobre cuánto y cómo se está endeudando la Argentina.

Biografías

Paula Premrou, CEO de Portfolio Personal

Cuenta con una vasta experiencia en la industria financiera de la región, de la cual además es referente. Licenciada en Economía por la Universidad Católica Argentina, enriqueció su formación en la Universidad Torcuato Di Tella, ha sido profesora de la Maestría en Finanzas de la Universidad de Belgrano y de la Maestría de Negocios en la UCA.

“Aliento a las mujeres cuando veo que quieren llegar lejos y les gusta lo que hacen. Las animo a persistir, sobre todo cuando los hijos son pequeños”

Marina Dal Poggetto, directora ejecutiva de Estudio Bein & Asociados

Es licenciada en Economía por la UBA y Master en Políticas Públicas de la Universidad Torcuato Di Tella. Fue subgerente de análisis macroeconómico del BCRA y jefa de asesores de la Secretaría de Política Económica del Ministerio de Economía. Se desempeñó en el INDEC, fue profesora de Cuentas Nacionales, Economía y Finanzas en la UBA, la UCES y la UTDT, y consultora del BID, la Comunidad Europea y Unicef.

“Generalmente la mujeres economistas se dedican a micro y a temas sectoriales. Pero la macro es muy atractiva, genera adrenalina permanentemente”

Andrea Grobocopatel, presidenta de la Fundación Flor

Es licenciada en Economía y estudió Administración Agropecuaria en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Dirigió durante 20 años las finanzas de Los Grobo, un grupo de empresas dedicadas a los negocios agropecuarios que fundó junto a su padre y sus hermanos. Es autora de Pasión por hacer, donde narra la historia de su familia y de su vida.

“Aconsejo focalizarse en el autoconocimiento y adaptabilidad. La mayoría de las mujeres están esperando que las reconozcan y les cuesta pedir”

Isela Costantini, directora de GST

Licenciada en Comunicación por la Universidad Católica Pontificia del Paraná, tiene un MBA de la Universidad de Loyola de Chicago. Fue la primera mujer en dirigir una automotriz en la Argentina. También ocupó el cargo de presidenta de Aerolíneas Argentinas. Está escribiendo su primer libro.

“La autoestima es clave en la mujer. Salir a trabajar, vestirse, peinarse, es un paso importante. Así se convierte en una persona más interesante para ella, su familia y sus hijos”

Rocío Balestra, directora de la CNV

Se incorporó al directorio de la CNV en diciembre de 2015, convirtiéndose en la segunda mujer en este puesto en los últimos 50 años. Cuenta con una larga trayectoria en firmas legales líderes en Argentina y Nueva York, y está especializada en derecho financiero y mercado de capitales.

“Es importante desarrollar más educación financiera para incluir a más mujeres en la economía formal”

Un almuerzo con vistas  soñadas y “finger food”

Un viernes parcialmente nublado y con temperatura agradable fue el marco ideal para un almuerzo muy distendido, a punto de llegar al fin de semana. De todas formas, ninguna de las asistentes se pudo dar el lujo de finalizar allí la semana laboral. Salvo Andrea Grobocopatel que debía viajar hacia su Carlos Casares natal, el resto de las invitadas comenzó a mirar el reloj pasadas las 14:30 ante varios compromisos y reuniones agendadas.

Alejandro Capalozza, gerente de marketing del Yacht Club de Puerto Madero, y Diego Gera, chef ejecutivo, fueron los encargados de dar la bienvenida y estar atentos ante cada necesidad que surgía a lo largo del encuentro.

Al menú literalmente no le faltó nada. Causa limeña, carpaccio de lomo, salmón marinado, langostinos, mollejas, y risotto fueron sólo algunas de las opciones del “finger food”. Los platos principales salieron todos con la opción “sin cuchillo”, es decir, para comer más cómodo exclusivamente con el tenedor: pavé de salmón, quinotto y ñoqui florentino (de espinaca rellenos de queso de cabra) se llevaron los aplausos. La tradicional “philadelphia cake”, adornada con frutos del bosque y acompañada por “petit fours”, resultó un verdadero broche de oro para el almuerzo.

TAG: Mujeres, Industria Financiera, Rocío Balestra, Isela Costantini, Marina Dal Poggetto, Andrea Grobocopatel,  Paula Premrou

Share.

Comments are closed.