El “mea culpa”de Sturzenegger: “El fracaso económico no fue culpa de la herencia”

0

El ex titular del Central consideró que las presiones para cambiar la meta de inflación en diciembre de 2017 fueron responsables de todo lo que ocurrió después.

Federico Struzenegger generó un fuerte revuelo al presentar un trabajo académico sobre la economía de Mauricio Macri desde 2015 hasta la actualidad. Además de las fuertes críticas que deslizó a otros integrantes del equipo económico que fueron parte de la gestión, llega a una polémica conclusión: “Si bien la herencia recibida por el Gobierno no fue ideal, es difícil culparla por los resultados”.

Esta postura del ex titular del Central echa por tierra uno de los principales argumentos del Gobierno durante la campaña. Esto es, atribuirle la culpa de los problemas a la herencia que dejó el gobierno de Cristina Kirchner en 2015.

“El inicio del programa –relata- fue relativamente exitoso y la economía creció saludablemente en los primeros dos años. De hecho, para el final del segundo año, las expectativas de crecimiento eran sólidas al 3% anual durante los dos años restantes”.

El shock externo provocado por un endurecimiento monetario tampoco fue, para Sturzenegger, el motivo de la crisis. “Muchos países atravesaron una situación parecida por el contexto externo y no fueron tan afectados”. La suerte jugó su papel, reconoce, por la sequía que afectó a la Argentina en 2018 y que se llevó 2 puntos del PBI.

“Al final –remata el ex número uno del Central- la culpa reside en las políticas que se decidieron. El deterioro de la política fiscal en primer lugar y luego, la elección de apostar por un crecimiento a corto plazo, incluso a expensas de las instituciones monetarias y la inflación”.

En el “paper”, Sturzenegger se queja de los cambios de meta de inflación del famoso 28-D, cuando el Gobierno decidió subirlas del 10% al 15%. Los encargados de aquel anuncio fueron el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el jefe de Gabinete, Marcos Peña.

“El debilitamiento de la lucha contra la inflación parece haber sido un error político costoso y obvio, un error que parece paradójico para un equipo que ha demostrado una profesionalidad significativa en su evaluación de los riesgos y beneficios políticos. Ya se habían visto los beneficios políticos de la desinfección en las elecciones de mitad de período de 2017”

Y culmina indicando que “en cualquier caso, toda la experiencia parece sugerir que el desarrollo institucional es un requisito previo esencial para un proceso exitoso de estabilización y crecimiento. Incluso en esta lección, Argentina es convencional”.

Share.

Comments are closed.