Era post blanqueo: 10 consejos claves para cuidar el patrimonio

0

Guillermo Pérez, uno de los tributaristas más reconocidos de la Argentina, le explicó a Road Show algunos de los principales secretos para manejarse luego del sinceramiento fiscal. Qué activos están exentos de impuestos, cómo manejarse con las cuentas en el exterior y cuál es la mejor manera de cubrirse de un eventual impuesto a la herencia, entre otros aspectos claves.

La enorme cantidad de activos blanqueados en el útimo sinceramiento fiscal implica un verdadero cambio en las reglas de juego para miles de inversores. Algo tan simple como comprar un bono o una acción ya no lo es tanto: a partir de ahora es preciso estudiar las implicancias no sólo en términos de posible rentabilidad, sino también el impacto impositivo y hasta sucesorio detrás de cada decisión de inversiones.

Guillermo Pérez, director del Grupo GNP, determinó una serie de aspectos que hay que tener en cuenta y es contundente a la hora de explicar hacia dónde se debe apuntar: “La estrategia patrimonial personal se ha vuelto imprescindible. Con el sinceramiento quedan nuevos e importantes patrimonios expuestos. A su vez, en el mundo los activos tienen bajos rendimientos y hay una dispar incidencia fiscal según el menú de inversiones elegido”.

La adecuación al nuevo régimen, considera, debe apuntar a una serie de pilares, como preservar el patrimonio personal y familiar, asegurar que el mismo pase a futuras generaciones, resolver conflictos familiares y administrar con una estrategia que tenga en cuenta tanto los aspectos financieros, como también los fiscales y los sucesorios.

A continuación, diez aspectos claves que habrá que tener en cuenta en este nuevo contexto, según la conversación que Road Show mantuvo con el tributarista:

1. Tener claro que los activos quedaron expuestos al alcance de los fiscos

Los inmuebles o cuentas en el exterior que ingresaron al blanqueo tienen un cambio de status de 180 grados. A partir de ahora, estarán sujetos a dos impuestos: Bienes Personales por el total del monto declarado y Ganncias de acuerdo a las rentabilidades que generen. “Esta situación obliga a vincular las decisiones de inversión de acuerdo a la estrategia de sinceramiento efectuada. Aquí habría que tener en cuenta si estos bienes fueron declarados en cabeza propia o a través de una sociedad”. “Es importante –agrega- determinar los riesgos asociados a cada tipo de inversión. Si lo que se busca es comer bien o por el contrario dormir tranquilo”

2. Tener en cuenta qué activos están exentos de impuestos a la hora de armar un portafolio de inversión

Resulta un elemento fundamental y llevará a que más inversores elijan invertir en activos argentinos. Los títulos públicos y los subsoberanos (es decir emitidos por las provincias) resultan los que otorgan más ventajas ya que están exentos de Bienes Personales y Ganancias. “La pregunta en este caso es cuál es la proporción de bonos locales que un inversor está dispuesto a tener con tal de no pagar impuestos. Es un tema que debe discutirse con el contador y al mismo tiempo con un asesor financiero”, agrega el especialista. El dinero depositado en una caja de ahorro o en un plazo fijo ya sea en pesos o en dólares tampoco está sujeto a gravámenes. Por eso mucha gente realiza este tipo de depósitos antes de fin de año y queda eximido de Bienes Personales por el monto colocado, aún cuando durante el período haya mantenido el dinero “cash” o invertido en otro tipo de activos.

3. Cuidado con la compra y venta de acciones argentinas

La adquisición de papeles argentinos desde una cuenta local está exenta del pago de impuesto a las Ganancias y de Bienes Personales. Sin embargo, si la compra de cualquier acción local se realiza a través de una cuenta internacional, entonces sí se pagan impuestos, que en el caso de Ganancias será el 15% por el resultado de la transacción. En ese caso la compra es a través de un ADR, es decir un certificado por una determinada cantidad de papeles. Una solución para evitar el pago de impuestos es trasladar esas acciones a una cuenta local antes de fin de año.

4. No es indiferente el país en el que está abierta una cuenta en el exterior

Éste era un tema indiferente, pero todo cambió en el momento del blanqueo. Si bien el titular tributa en la Argentina, está sujeto a tratamientos fiscales particulares según la jurisdicción. En Suiza –ejemplifica Pérez- la retención sobre los dividendos cobrados es del 15%, mientras que en Estados Unidos es de 30%. También sobre los intereses cobrados se realizan retenciones. “El impuesto pagado en ambos países puede computarse como un crédito fiscal en Argentina”, agrega el director de GNP. De esta forma, se evitaría la doble imposición tributaria.

5. Indagar previamente cómo impacta cada tipo de inversión en la declaración jurada de impuestos

Básicamente, a la hora de buscarle un destino al dinero sincerado, aparecen cuatro opciones, algunas ya detalladas. La más común son los bonos, incluyendo en esta categoría los emitidos por el Gobierno nacional o por las provincias. Son los que tienen la mayor ventaja desde el punto de vista fiscal. Otra alternativas son las acciones, que presentan diferencias de acuerdo a si la tenencia es local o en el exterior. Luego aparecen las Obligaciones Negociables, es decir títulos emitidos por empresas. “Sólo cuando la ON se adquiere en una licitación primaria está exenta del impuesto a las Ganancias, pero siempre hay que pagar Bienes Personales. En cambio si la compra se realiza en el mercado secundario no tiene la exención y hay que pagar 15% de la renta obtenida”, explica Pérez. Esto significa que a igual rendimiento será más conveniente desde el punto de vista fiscal la compra de un título público que una ON. Aquí es donde obviamente entra a jugar la diversificación recomendada para cada cartera. ¿Conviene llenarse de títulos públicos o es conveniente dividir el riesgo con Obligaciones Negociables? El rango para elegir es muy amplio y va de títulos emitidos por YPF o Arcor hasta Tarjeta Naranja y Raghsa, por sólo citar algunos casos. Luego están la caja de ahorro y el plazo fijo, que tienen exenciones totales igual que los bonos, lo que significa un gran incentivo para mantener el dinero en el banco en vez de otras opciones dejarlo “cash”. Y por último están los fondos comunes de inversión, otra alternativa cada vez más buscada por la diversificación que permiten. Pero en este caso, si bien la compra y venta de cuotapartes está exenta de Ganancias, el patrimonio invertido en ellos está sujeto al pago de Bienes Personales. Algo similar sucede con los fideicomisos financieros con oferta pública.

6. La tenencia de activos extranjeros tendrá un costo fiscal mucho mayor de ahora en más

Es uno de los aspectos que más comenzará a impactar con el blanqueo. En el caso de una cuenta que se mantenía oculta a los efectos del fisco sólo importaba la rentabilidad que ofrecían los distintos activos. Ahora el análisis impositiva pasa a ser un elemento principal, ya que determinará la ganancia que realmente se puede obtener. Un título extranjero está sujeto tanto al pago de Ganancias (a una tasa del 15%) y Bienes Personales, por el resultado de la compraventa. Pero los intereses recibidos pagan una tasa del 35%. Y lo mismo sucede con la tenencia de acciones extranjeras o un plazo fijo radicado fuera del país. “Hay que tener en cuenta los países con los que la Argentina firmó un convenio para evitar la doble imposición. Esto sucede con Brasil, por ejemplo, ya que la tenencia de títulos emitidos por ese país no está sujeta a Ganancias”, indica el titular de GNP. En cambio, los bonos emitidos por Petrobras (una compañía controlada por el Estado brasileño) están al margen de este beneficio. Otros países como Chile y Austria también poseen convenios especiales firmados con la Argentina, pero deben ser analizados cuidadosamente caso por caso.

7. Existen figuras de sociedades que permiten aliviar el impacto impositivo, aunque no sirven para cualquier caso

Con el sinceramiento, muchos inversores optaron por armar una sociedad extranjera con el objetivo de meter adentro todos sus activos. Una de las principales de ventajas de mantenerlos de esta forma es que se difiere el pago de impuesto a las Ganancias. “Esto es así, en la medida que la sociedad no distribuya dividendos. Pero si lo hace automáticamente se aplica el impuesto del 35%, mucho más que el 15% que se hubiera pagado en el año en cuestión por esa rentabilidad. Por lo tanto –aclara Guillermo Pérez- sólo es útil si realmente el dinero no se tocará durante muchos años”. Otra de las figuras utilizadas por quienes poseen patrimonios mucho más abultados es el “fideicomiso irrevocable”. Este vehículo implica que la persona pierde definitivamente la propiedad de sus activos y no la puede recuperar. Se nombra un agente fiduciario que se encarga de la administración del dinero y otro tipo de bienes de acuerdo a pautas establecidas. El objetivo es dejar de tributar por esa fortuna en la Argentina. Pero el instrumento debe estar armado de manera muy profesional para que no resulte objetado por la AFIP. “El abanico de instrumentos  legales que se puede utilizar dentro de la estrategia familiar –explica el tributarista- va desde el usufructo, el trust, los fideicomisos locales, derechos de superficie, y otros”.

8. La herencia pasa a ser un elemento clave a la hora de la organización patrimonial

Nuevamente, cuando la cuenta no estaba al alcance del fisco la sucesión una vez fallecido el titular era relativamente sencilla. Alcanzaba con la presentación del certificado de defunción para que los herederos pudieran tener la disponibilidad. “En la vida hay dos cosas seguras: vas a tener que pagar impuestos y algún día te vas a morir”, bromea Pérez. Con ese “leit motiv” en la cabeza es primordial tener muy bien organizado de antemano el aspecto sucesorio. Una de las mayores preocupaciones es la aplicación del impuesto a la herencia a nivel nacional (ahora sólo se aplica en provincia de Buenos Aires y Entre Ríos), en particular en relación a la futura reforma tributaria que se avecina. Esto ha sido descartado por las autoridades nacionales, pero nada impide que aparezca en la discusión legislativa de la reforma en el Congreso el año próximo. Las soluciones en algunos casos pueden resultar relativamente sencillas. Por ejemplo incorporar a los hijos como titular de una cuenta del exterior. Así, ante el fallecimiento de alguno de los miembros continuará todo en cabeza del resto, sin necesidad de abrir una sucesión. Por otra parte, al blanquearse determinados bienes también quedan sujetos al reclamo de terceras personas, como podría ser un hijo no reconocido por el titular de la cuenta o el inmueble. Estos aspectos deberán quedar contemplados y analizados en relación a la herencia.

9. Tener claro cuál es la situación de inmuebles en el exterior

En principio, el tratamiento es similar a la posesión en la Argentina, es decir están exentos del impuesto a las Ganancias por el resultado de la compraventa pero hay que pagar Bienes Personales por ese patrimonio. Sin embargo, en caso que de la AFIP considere que el vendedor es “habitualista” deberá pagar 35%. Además, en Estados Unidos se aplica un elevado impuesto a la herencia, que es del 40%, por lo que es fundamental estar asesorado sobre el impacto patrimonial que se podría generar en caso de fallecimiento del titular.

10. Antes de efectuar una inversión es imprescindible tener en cuenta la diversificación, pero también el impacto fiscal de cada decisión.

Por lo expuesto, ya no alcanza con ser un experto en cuestiones financieras. Ahora empieza a resultar cada vez más gravitante conocer cuál es el impacto desde el punto de vista tributario de cada decisión que se adopte. Una muy buena decisión de inversión puede verse completamente opacada si no se contempló antes cuál es el efecto impositivo que genera.

Share.

Comments are closed.