Estados Unidos: el consumo personal creció 10,7% interanual, el mayor salto desde 1960

0

El valor ajustado a la inflación de los bienes y servicios producidos en el país subió a un valor anualizado de 19,1 billones de dólares, lo que indica que el PIB pronto eclipsará el pico previo a la pandemia de casi 19,3 billones de dólares.

El crecimiento económico de los Estados Unidos se aceleró en el primer trimestre del año y registró una suba del 6,4%, como consecuencia de un aumento del gasto de los consumidores, debido a los planes de estímulos, lanzados por la Casa Blanca y la Reserva Federal, informó hoy el Departamento de Comercio.

El consumo personal, la mayor parte de la economía, aumentó un 10,7% anualizado, el segundo incremento más rápido desde la década de 1960.

El valor ajustado a la inflación de los bienes y servicios producidos en el país subió a un valor anualizado de 19,1 billones de dólares, lo que indica que el PIB pronto eclipsará el pico previo a la pandemia de casi 19,3 billones de dólares, reportó la agencia de noticias Telam.

La fuerte campaña de vacunación, el crecimiento laboral y dos rondas de pagos de estímulo federal se combinaron para impulsar el gasto familiar.

A medida que se eliminan ampliamente las restricciones gubernamentales sobre la actividad, se prevé que la demanda de los consumidores se amplíe y genere desembolsos para servicios que durante mucho tiempo se han oprimido, como los viajes y el ocio, en vísperas del inicio de la temporada estival.

Una gran cantidad de datos de alta frecuencia, incluidas las reservas de restaurantes y viajes aéreos, están mostrando que la economía está entrando en una rápida mejora que ayudará a impulsar también los precios de las acciones de las empresas, a nuevos máximos históricos.

La demanda reprimida que impulsó un gran crecimiento este año está aumentando los precios al mismo tiempo que los productores están experimentando escasez de materiales y desafíos en la cadena de suministro.

Además, la administración Biden y la Reserva Federal están apoyando recetas de políticas que brindan aún más energía a la economía.

El ritmo del gasto público se disparó a una tasa anual del 6,3%, la más rápida desde 2002, lo cual muestra un claro reflejo del estímulo fiscal.

Los desembolsos anuales no destinados a la defensa aumentaron más desde 1963.

El repunte del crecimiento en el primer trimestre también se explica por la dinámica continua de la inversión empresarial y la vivienda, a pesar de las restricciones por la pandemia.

La inversión no residencial aumentó un 9,9% anualizado, impulsada por equipos y propiedad intelectual, mientras que la inversión residencial aumentó a una tasa del 10,8%.

El gasto sostenido de los hogares y las empresas ha reducido los inventarios y ha estimulado la demanda de importaciones, dos áreas que pesaron sobre el crecimiento del primer trimestre.

“Cuando se obtiene un informe del PIB que presenta un consumo acelerado y una disminución de los inventarios, se puede considerar incluso más sólido de lo que podría sugerir el número principal”, dijo Kevin Cummins, economista jefe para Estados Unidos de NatWest Markets.

“Soy muy optimista sobre la senda de crecimiento que vamos a tener durante los próximos tres o cuatro trimestres”, destacó el experto citado por la agencia Bloomberg.

Si se excluyen los componentes de comercio e inventarios del PIB, las ventas finales a compradores domésticos privados, un indicador de la demanda subyacente, se aceleraron a un ritmo del 10,6%.

Share.

Comments are closed.