Mike Santos, CEO de Technisys: “Pese a las fintech y las BigTech, los bancos ganan cada vez más plata”

0

Uno de los pioneros en el desarrollo de la banca digital habló sobre el futuro de la innovación en el sector financiero. Qué pasa en la Argentina y el mundo. Entrevista y video, en el encuentro #NuevoDinero2019

-¿Cómo fue el inicio de Technisys?
Empezamos 10 ó 15 años antes que existiera un mercado. Hicimos las primeras transacciones de banca digital usando Netscape en 1996, tenía veintipico de años. Trabajábamos en el living. Desarrollamos un producto para internet banking del Deutsche Bank. A partir de ahí fue un camino de crecimiento, no nos cambió mucho la misión. Somos una plataforma de marca blanca. Podemos automatizar todas las interacciones digitales y móviles y llegar al corazón de la transacción, ahora con herramientas muy modernas como analytics, cross selling y ofrecer una plataforma totalmente personalizable. Hoy la compañía tiene 50 clientes y llegamos a 100 millones de usuarios finales.

-¿Innovación e inclusión financiera van de la mano, cómo se da este proceso?
-En América latina es normal hablar de inclusión, también en Estados Unidos y en Europa donde la bancarización es casi total. De un lado los clientes tienen herramientas mucho más accesibles. Se democratiza el acceso al dinero. La competencia es tal que todo el ecosistema bancario tradicional está en franca revolución también. Ese 50% no bancario es observado por todo el mundo. Están las fintech y ahora las Bigtech compitiendo. Los bancos no se achican, sino que también crecen y ganan plata, más en los emergentes donde las tasas y los fees son elevados.

-¿Cómo percibís esta expansión de las BigTech en el sector bancario?
-Analizamos mucho el caso de Alypay, estamos ayudando a bancos a operar con WhatsApp y otros mensajes. Vimos el caso de We Chat, porque con Alypay tienen el 50% de todos los pagos de China y no estoy hablando sólo de los que se hacen on line. Es posible que suceda como fenómeno global. Cuando ves lo que está haciendo Amazon, acá en América latina está Mercado Libre que es prácticamente una Fintech. Rappi entrando, Nubank pasando los 9 millones de clientes, Falabella invirtiendo en el banco con 8 millones de clientes y un proyecto muy agresivo de pagos. Hoy el banco representa el 50% de la utilidad del grupo chileno

-¿Hay una fórmula que se repita entre las distintas opciones que surgen convertirse en entidad digital?
– La transformación digital de un banco grande es un tema complejo, incluso culturalmente. Los equipos humanos no están preparados para la velocidad de transformación. Muchos de esos bancos eligen un doble camino, ninguno se queda estacionado. Lo interesante es que muchos optan por lanzar a su vez un segundo banco al costado, como el carrito que venía al costado de la moto, y que tiene vida propia. Cuanto más propia es la vida mejor. Los que más me gustan es cuando se separan, como Open Bank de Santander.

-¿No hay riesgo de perder el peso de la franquicia?
– El cliente asocia la marca, después te cuesta imaginar el final del cuento. Si el banco nuevo tiene éxito, en algún momento hay que apagar al banco viejo. La pregunta es qué pasa con la organización. Curiosamente, el banco de Canadá, se llama Brightside, la pregunta es qué pasa con el otro side. Es una dinámica muy compleja la transformación de bancos grandes. El otro día Santander anunció 22.000 millones de inversión en transformación. Los bancos chicos que tienen negocios que ya funcionan y se pueden transformar más fácil tienen una interesante oportunidad.

-¿Qué producto debe vender el banco digital?
-En la primera ola de fintech el concepto de moda era hacer algo puntual y hacerlo muy bien. Pero no es fácil vivir de solo prestar o solo depósitos, ni billeteras. Ser monoproducto tiene dificultades. En Reino Unido quebró por ese motivo Wonka, que prestaba pero se le complicó el acceso al capital. Como no toma depósitos el negocio no le funcionó. Hay que pensar cómo volverse rentable. Vemos tendencia de fintech monoproducto, pero que ahora están incorporando otros productos. Ahí es donde empiezan a llamarnos.

-¿Cómo fue la última ronda de capital de la compañía? ¿Aspiran a ser un unicornio?
-Tratamos de ser prudentes. Hicimos una tercera ronda de inversión con el fondo Riverwood, de Sillicon Valley. Es una buena noticia, porque la apuesta es a globalizar el producto. Nuestor objetivo no es convertir una compañía de 1.000 millones de capitalización, pero sí llegar a esa cifra de facturación. Estamos en una posición muy interesante donde hay tres o cuatro plataformas globalmente. El mundo va hacia allí y la industria financiera no es la excepción. Ya tenemos casi 15 oficinas en toda la región y ahora tenemos nuestros primeros empleados en Europa. En Estados Unidos el sistema financiero es enorme, hay más de 6.000 bancos. Tenemos para hacer mucho.

Share.

Comments are closed.