Moodys destacó los “importantes colchones de liquidez” que conservan los bancos locales

0

Sin embargo, todavía enfrentan dificultades importantes, ya que los indicadores de calidad de activos todavía no reflejan el deterioro total que surge de la pandemia. También persiste la presión que ejercen los menores márgenes de interés y los desequilibrios macro económicos en la rentabilidad.

 

La resistencia de los bancos en Argentina estará a prueba ante las desafiantes condiciones operativas que se viven en el país, destacó Moodys.

El desempeño financiero de los bancos argentinos mostró ser relativamente resistente en 2020, siendo que los niveles de capital se encuentran respaldados por una rentabilidad adecuada, el incremento en el fondeo en moneda local y los amplios colchones de liquidez que mantienen los bancos.

Sin embargo, todavía enfrentan dificultades importantes, ya que los indicadores de calidad de activos todavía no reflejan el deterioro total que surge de la pandemia. También persiste la presión que ejercen los menores márgenes de interés y los desequilibrios macro económicos en la rentabilidad.

Todavía es incierta la dimensión del deterioro de la calidad de activos de los bancos, pero las reservas creadas mitigan las pérdidas potenciales.

La extensión de plazo de los créditos y las condonaciones regulatorias para el reconocimiento de la cartera vencida impiden ver el deterioro subyacente de la calidad crediticia, el cual se materializará en los próximos trimestres.

Las reservas para cartera vencida que los bancos vienen creando desde 2018, generan una cobertura adecuada para el deterioro esperado, sin embargo, es posible que en 2021 se requieran reservas adicionales conforme se hagan evidentes los incumplimientos de pago y la pérdida correspondiente.

La mayor regulación sobre las tasas de interés genera riesgos para la rentabilidad de los bancos, pero las utilidades se mantuvieron fuertes hasta el 3T 2020 dando así soporte a los niveles de capital. Los márgenes ya bajaron y se espera que experimenten mayor presión por los límites establecidos para las tasas de depósito y de otorgamiento, aunque hasta ahora todavía han sido suficientes.

Los costos de crédito, que mostraron un pico en el 2T2020, también pudieran generar presión adicional si las presiones en la calidad de activos resultan ser mayores a las esperadas. El volumen de créditos comenzó a recuperarse en 2020, tendencia que pudiera continuar en 2021 conforme comience a crecer la economía.

Los actuales niveles de capital, que se encuentran apoyados en las utilidades, generan una capacidad adecuada para absorber pérdidas en caso que se presente un mayor deterioro en las condiciones económicas.

Aumentan los depósitos en moneda local mientras que pierde relevancia el fondeo en moneda extranjera de mayor volatilidad. La postura monetaria expansiva adoptada ante la ampliación del déficit fiscal de Argentina provocada por la pandemia, junto con los controles de capital que restringen la compra de moneda extranjera, han beneficiado el crecimiento de los depósitos bancarios.

Al mismo tiempo, el confinamiento impulse el ahorro y los depósitos bancarios con lo cual se generó un récord en los colchones de liquidez. La preocupación en torno a las reservas en moneda extranjera del país continua afectando la confianza de los depósitos en moneda extranjera, aunque los bancos tienen suficientes colchones de liquidez para soportar la presión.

La exposición de los bancos al gobierno soberano todavía es manejable aunque ha incrementado en 2020. La exposición de los bancos a la deuda del gobierno argentino ha estado relativamente contenida, lo cual ha mitigado el impacto de la reestructuración de la deuda soberana en 2020 sobre los bancos.

Con esto y el resto de la información que contiene este interesante reporte, destaco que:

 

  • El alcance total del deterioro de la calidad de los activos derivado de la pandemia sigue siendo incierto mientras que las reservas que los bancos han construido son un mitigante importante
  • La regulación sobre las tasas de interés está generando presiones negativas sobre los márgenes financieros, aunque la rentabilidad se ha mantenido sólida hasta el tercer trimestre de 2020, respaldando así los niveles de capitalización
  • El fondeo y la liquidez de los bancos se ha beneficiado de un aumento importante de los depósitos en pesos, mientras que el fondeo en moneda ha perdido relevancia
  • La exposición de los bancos a deuda soberana continúa en niveles manejables, aunque con una tendencia creciente desde 2020
Share.

Comments are closed.