Consultatio: puede haber una recesión en el mundo, pero sería breve

0

La compañía de inversiones consideró que el clima adverso en la economía y los mercados podría revertirse en el segundo semestre. Para Argentina los tiempos apremian para avanzar en la renegociación de la deuda.

Los efecto del coronavirus en los mercados financieros anticiparían una recesión de la actividad económica a nivel global, pero para Consultatio sería breve, de acuerdo con un informe publicado hoy.

De acuerdo con el documento, el ajuste del mercado es un reflejo de varios impactos diferenciales donde cada uno tiene su lógica distinta:

1 – Shock negativo de corto plazo: el COVID-19 se expande en el hemisferio norte mucho más rápido de lo previsto y golpeará fuerte en los números de actividad del primer y segundo trimestre 2020. Por ejemplo, el viernes pasado había en España solo 401 casos vs. 3.146 casos al día de ayer; lo mismo en EEUU (de 319 a 1.697) y Francia (de 653 a 2.876). Mas allá de la gravedad de la situación, reconocemos este efecto como algo claramente transitorio. Somos constructivos porque el nivel de concientización es alto y la curva de aprendizaje importa: China y el resto de los países afectados por la crisis de SARS ya mostraron que se puede ser efectivo. Además, la llegada mayores temperaturas en el hemisferio Norte también deberían ayudar. Dicho esto, falta para ver el pico de contagio ya que no se observan todavía signos de desaceleración en los casos en Europa y porque el impacto en el hemisferio sur (menos desarrollado y preparado para actuar que el norte) todavía es incierto.

2 – Toma de ganancias: el shock llega en un momento donde todos los activos de riesgo estaban cotizando en máximos. Hoy, después de un ajuste del 21% el spx cotiza en el mismo nivel que hace un año y a 16x ganancias. De hecho, si asumimos un escenario negativo de recesión en EE.UU., el S&P 500 podría encontrar un piso más debajo de los niveles actuales (2.200 pts asumiendo que las ganancias caen 5%, en línea con la mayoría de las recesiones, hasta niveles de USD 147, y que las valuaciones caen a 15x ganancias). Por esto, la magnitud de la corrección no llama tanto la atención como su velocidad: la entrada a un mercado bajista (bear market) fue la más rápida de la historia, tardando prácticamente la mitad del tiempo que se tomó la corrección del crack de 1929.

3 – Aumento de la volatilidad: el pico del VIX esta semana ha llegado a tocar los 70 pts, muy cerca del récord de los 80 pts alcanzado con la quiebra de Lehman Brothers en 2008. Esto podría estar señalando una mayor complejidad en la estructura del mercado, que cuenta con cada vez más trading algorítmico y de alta frecuencia; pero también refleja un alto grado de desconcierto respecto de cómo modelar y valuar los activos. Esto último nos lleva a pensar que la corrección podría seguir hasta que se obtenga algo más de claridad.

4 – Respuestas de política: a partir de la fuerte corrección del mercado, se armó una respuesta de política amplia y coordinada prácticamente a escala global. Esta semana, los bancos centrales de la Eurozona, Inglaterra y Nueva York anunciaron medidas que apuntan a redireccionar crédito a compañías con necesidades para aliviar el estrés de mercado. El Banco de Inglaterra, además, recortó 50 pbs su tasa y la Fed, luego de haber recortado 50 pbs la semana pasada, se espera que recorte 100 pbs más la semana que viene. Si bien es verdad que la política monetaria puede hacer poco frente a un shock de oferta como el actual, el relajamiento monetario puede ser efectivo para contrarrestar el efecto riqueza negativo sobre los consumidores derivados de la fuerte corrección de mercado. Respecto a la política fiscal, parece que podría llevar un poco más de tiempo implementarla.

5 – Efectos de segundo orden: a nuestro entender, la caída del precio del petróleo es la principal amenaza de un shock a la economía real en EE.UU. La revolución del shale se financió en una parte importante con préstamos bancarios que no está claro aún en que medida está todavía en las carteras. Si el escenario de petróleo a USD 30/bbl se mantiene, el impacto positivo sobre el consumidor no va a alcanzar para compensar el impacto sobre el sistema financiero y el subsecuente contagio real. En este punto, sin embargo, hay algunas cuestiones que nos permiten no ser tan pesimistas. Por un lado, la amenaza del crudo a USD 30/bbl de parte de Arabia Saudita representa una amenaza no creíble dado que el precio de barril que necesita para lograr un equilibrio fiscal se encuentra muy por encima de los USD 30/bbl. Por otro lado, hay elementos para pensar que la situación del sector bancario y financiero no está tan comprometida: el apalancamiento se ha reducido significativamente a partir de regulaciones impuestas post-2008, así como sus niveles de capitalización y calidad de activos.

6 – Menor incertidumbre política en EE.UU.: Entre tanta atención que se llevó el coronavirus y el desplome de los mercados globales, creemos que se pasó por alto un dato muy importante que ayuda a reducir de manera muy significativa la incertidumbre en el mercado americano: luego de una gran performance tanto en el super martes como en la semana posterior, Joe Biden se posiciona como el principal favorito a ser el candidato demócrata en las elecciones presidenciales de noviembre, dejando atrás al populista Bernie Sanders. Biden ya tiene en su haber 854 delegados vs. 701 de Sanders (la nominación se obtiene con 1.991 delegados). El riesgo del arribo de un populista a la Casa Blanca era uno de los principales riesgos en las proyecciones de mercado para 2020 hace tan solo unos meses

Share.

Comments are closed.